¿Hambre emocional?

0
76

Existen personas que cuando tienen una preocupación, sienten un nudo o vacío en su estómago, mientras que otras prefieren resolver sus problemas, comiendo lo que está en la despensa. Este tipo de reacción se conoce como “Hambre emocional”.

Pero… ¿Qué es exactamente el hambre emocional?

Es un tipo de trastorno alimenticio que involucra a la nutrición con el incorrecto manejo de las emociones. Es decir, no comemos porque tenemos hambre, sino porque nuestros problemas nos controlan, e impulsan a comer todo lo que podamos en un corto tiempo. De hecho, según algunos psicólogos expertos en nutrición se trata de una conducta desequilibrada motivada por factores psicológicos biológicos y familiares. Entonces, la comida se convierte en una herramienta que nos ayuda a aliviar la ansiedad, tristeza o enojo.

Entonces… ¿Cómo puedo diferenciar al hambre emocional con el hambre natural?

  1. El hambre emocional empieza repentinamente, mientras que el hambre natural se da gradualmente.
  2. Cuando se trata de hambre emocional, te dan antojos que no cualquier comida puede satisfacer. El hambre natural te permite comer lo que tengas, ya que el objetivo es satisfacer al vacío del estómago.
  3. Si tienes hambre natural, dejarás de comer cuando tu cuerpo se sienta satisfecho. El hambre emocional, te obliga a comer, aunque estés lleno.
  4. Por lo general, cuando tienes hambre emocional, te da sentimiento de culpa por haber comido más de lo que deberías.

El hambre emocional es un trastorno que puede ser resuelto, siempre y cuando quienes lo padezcan, permitan recibir ayuda y empiecen a controlarlo. A continuación, te daremos algunos consejos para contrarrestar sus efectos y que puedas sentirte mejor.

Diferencia el tipo de hambre que tienes

Antes de comer, es importante identificar si es que tienes hambre porque se abrió tu apetito y tu organismo necesita energía. O si tienes un antojo que debe satisfacerse inmediatamente. Si se trata de hambre emocional, intenta distraer tu mente con algún tipo de ejercicio o actividad que te aleje de la comida, eso te hará esperar y que la necesidad de ingerir un alimento que en realidad no necesitas se desvanezca.

Aliméntate a consciencia

Cuando sea hora de comer, evita ver televisión, utilizar tu teléfono celular o computador. Debes concentrarte en lo que estás comiendo, saborear cada pedazo y disfrutarlo. Así, tendrás en cuenta lo que estás introduciendo a tu organismo y comerás exactamente lo que necesita tu cuerpo. El tiempo mínimo recomendado para comer es de 20 minutos, ya que es el tiempo que tu organismo demora en procesar los alimentos.

Procura dormir 8 horas

Es verdad, dormir ocho horas es sumamente importante para que nuestro cuerpo se sienta bien. Además, es importante que agregues a tu rutina una hora de ejercicio, ya que al tener un hábito de vida organizado y una actividad física que te relaje, reducirás los niveles de estrés y no tendrás ansiedad.

Evita el azúcar

Está totalmente comprobado que el hambre emocional está relacionado con el consumo abusivo de alimentos azucarados. Es por esto, que te recomendamos reemplazar estos alimentos por versiones más saludables como frutas, yogurt, frutos secos, etc.

Procura consumir alimentos que te sacien

Por último, existen alimentos que te sacian o distraen a tu estómago hasta que sea la hora de comer. Como, por ejemplo: agua mezclada con rodajas de limón o naranja, que son deliciosas y refrescantes. O snacks que tengan proteína, que te ayudan a calmar el hambre y mantienen a tu metabolismo funcionando. El truco es que consumas muchas pequeñas comidas al día que te distraigan y te ayuden a evitar la ansiedad.